viernes, 22 de noviembre de 2013

Mamá NEURÓTICA



Pues asi, con todas las letras, soy una neurótica.
Nunca lo había "confesado" en línea, creo que solamente lo he hablado con mi esposo, con mi hijo mayor y conmigo misma, tengo un problema.
No sé en qué momento pasó que dejé de reír con las locuras de mi hijo y comencé a limitarlo, a reñirlo, a gritarle, incluso a pegarle y amenazarlo con castigarlo, cuando dejé de ser la madre amorosa que se la pasaba dando besos a su hijo, diciendo a todos lo orgullosa que estaba de él, no sé,,,,
Tal vez sea que fui criada en un ambiente neurótico, tal vez sea que yo ya era asi, tal vez fue que el aislamiento en Mexicali se llevó lo mejor de mi. Aunque también puede que sea la mentalidad que a mi alrededor predomina de que el niño "ya es grande" y hay cosas que ya no se le toleran.
Muchas veces me sorprendo a mí misma hablándole en mal tono cuando no hay necesidad, pero más me doy cuenta cuando alguien más lo hace y entonces me da más rabia.
Mi tolerancia hacia mi hijo mayor está muy menguada.
Yo pienso principalmente que lo que me hace tenerle poca tolerancia es el hecho de verlo tan grande, de sentirlo tan grande, espero demasiado de él y me olvido que aún es un niño, que tiene solo 5 años!!
Parece que en cuanto los niños muestran algo de madurez e independencia inmediatamente les comenzamos a demandar comportamiento de adulto dándoles a cambio las limitaciones del trato infantil.
Me aborresco a mi misma cada que lo hago llorar, cada que le grito, cada que peleamos, y más me aborresco porque siento que mi neurosis se la he pasado a mi niño.
Mi niño es ansioso, nervioso, se adelanta a esperar el peor escenario.
No sé cómo parar, solo sé que debo hacerlo, que trato de hacerlo.
Es muy difícil tratar de usar las pocas herramientas que tengo y sobretodo porque estoy al cuidado de mis hijos yo sola la mayor parte del tiempo, pero nada es imposible y vale la pena intentar e intentar y seguir intentando.
Dios, me encomiendo a ti, dame luz que me guíe y dame fuerza para lograr lo que quiero. AMEN




7 comentarios:

Pily Boop dijo...

Amiga, algo similar sucede con mi hermana y Chuy. En ellos fue porque realmente no habían convivido mucho como mamá e hijo.
Creo que son etapas, como tú dices ahora ya PJ es más hiperactivo por lo mismo de su edad, y bueno entre la casa, el marido, y ahora el nuevo y hermoso integrante de la familia, imagino que no es fácil.
Ánimo que usted puede. Te mando un enorme abrazo.

Danna dijo...

Hola chelita,me gusto tu refleccion,es interesante.
Humildemente opino,que no eres neurotica,en ocasiones cuando tenemos tantas responsabilidades como amas de casa y madre,nos estresamos y explotamos con quien este mas cerca,lo e vivido y los sentimientos de culpa y arrepentimiento aparecen para crearnos mas dudas.
A mi me ha resutado la organisacion,y planear mi dia a dia,esto me da control sobre mi casa y los que habitan en ella incluyendo si vienen invitados.algo importante es que sepas que quieres para tu hijo hoy y en el futuro.
Que tipo de personita esperas que sea algun dia?
Yo me concentre en que fueran personas indendientes,lo basico para mi es el amor tanto de mi para ellos como el de ellos para mi,antes de levantar la vos a exigir,pienso en las consecuencias y busco la mejorvmanera de aplicar mis limites sin perder su amor y respeto,debo reconocer que mi educacion es flexible precisamente oara no perder ese sentimiento de amor y confianza.(saben que siempre contaran conmigo)asi fui con mis hijos mayores y ahora con Dieter,se que siempre apareceran huecos,que estoy dispuesta a manejar a beneficio de mi hijo.
Espero t sirva de algo mi opinion y si no te recomiendo algunos titulos de educacion para padres.😃

[Chur] dijo...

¡Ay mi hermosa! Ya somos dos :| ahí la llevamos creo, lo importante es darse cuenta, buscar información y ponerla en práctica. Les mando besoooos.

Erika dijo...

GRACIAS POR ESCRIBIR ESTO, ENTRE A GOOGLE, Y PUSE " soy una mama neurótica.


Después de haberle gritado a mi hija de solo 6 años, me encerré en el cuarto y entre a google, como esperando una respuesta de Dios a mi neurosis, a mis gritos, yo también quería ser una madre amorosa, y no lo soy soy una mama que perdió en control de sus hijos, por q me tienen miedo en lugar de respeto, de amor, de valorarme, ahora me miran con ojos de miedo.

Como lo cambio...... ?? no quiero seguir asi.

Anónimo dijo...

Te entiendo se que es algo poco muy dificil yo tengo un niño de 4 años soy madre soltera y a veces me encierro en mis propias preocupaciones por los gastos por el trabajo por el que voy a hacer que me olvido que el necesita cariño , que alguien juegue con el , que alguien le diga te quiero, e visto a mi hijo copiar cada una de mis actitudes y eso me enfurece y no por el hecho de que lo haga mas bien por el hecho de que es mi vivo reflejo,me duele en el alma no poder tratarlo como dicen en los libros ser positiva alegre paciente lo amo y desgraciadamente a el le parece todo lo contrario que hago

Vladimir Sosa dijo...

Yo tambien soy mama neurotica y voy a recurrir a un profesional para recibir ayuda

Anónimo dijo...

Hola. Agradezco tu testimonio honesto y valiente porque casi todas las madres nos ponemos máscaras de ser la mamá perfecta y hasta nos atrevemos a dar consejos a otras. Yo buscaba en la web algo sobre apoyo emocional, espiritual y psicológico a las mamás que somos neuróticas, que llegamos a un punto en el que no soportamos a nuestros bebés y hasta quisiéramos que no hubieran nacido, por muy monstruoso que se escuche. La mala noticia es que solo encontré más de la extensión de nuestro sadismo de madres que se expresa en esos blogs que hablan de las "mamás histéricas" en tercera persona y de lo "buena, comprensiva y receptiva" que es la que escribe o la emite un comentario, emitiendo críticas despiadadas y consejos que no funcionan así nomás. Confieso que me dio más rabia la hipocresía, porque como todas coinciden aquí, no es fácil ser mamá. Los niños tienen diferentes carácteres: mi hijo mayor, por ejemplo, era de lo más tranquilo, tierno y amoroso, pero el segundo es muy dependiente, berrinchudo y demandante. No lo digo por compararlos, sino porque me repito y me repito que no todos los hijos son iguales, que todos tienen diferentes necesidades y el reto es aceptarlos como son, pero ¿qué hay de nosotras? ¿qué hay de nuestras necesidades como seres humanos que piden auxilio? ¿qué hay de la culpa que sentimos después de que se nos pasó la rabia o la frustración del momento? ¿qué hay de nosotras que también fuimos bebés, pequeñas y crecimos en un ambiente de frustración, abandono emocional y neurosis? Yo también le pido a Dios su misericordia, le pido por ti, pero el proceso me es muy difícil de soportar. Gracias por escuchar.