jueves, 1 de abril de 2010

Rocío dice: Recordando....

Escuchando mi programa nocturno de radio "La Mano Peluda", que en esta semana se a enfocado a los relatos de "milagros" o intervenciones angelicales, me he acordado de algunos capítulos de mi vida; que en este momento les quiero compartir:


El primero se remonta a cuando yo tenía 2 o 3 años de edad aproximadamente.
Era un dia cualquiera, no recuerdo los detalles ya que yo era muy chica, solo recuerdo que estabámos en la casa de mis abuelitos, donde también vivíamos nosotros; mi mamá, mi hermano y yo. Yo quería ir a visitar a mi tío Franco, que vivía a unas 5 calles de distancia. Recuerdo estar pidiéndole insistentemente a mi mamá que me llevara; ella no quiso.
El paso siguiente fue que me salí de la casa; lo cual fue muy fácil, ya que había un zahuan con cadena y candado, pero que permanecía abierto todo el día, solo por las noches se cerraba.
caminé por la banqueta sola, sin miedo, con la firme intensión de ir a ver a mi tío. Lo siguiente que recuerdo es que al caminar por la calle sentí algo que me venía siguiendo; al voltear la cara vi un perro enorme, más grande que yo, lo cual me llenó de miedo y me hizo tratar de ponerme a salvo metiéndome en una tienda.
No recuerdo que pasó a continuación, pero me han dicho que ahi en la tienda me encontró mi tía Ceci.
Mi papá dice que ese perro era en realidad mi ángel de la guarda.....




Y el segundo es de hace algunos años, a la edad de 15 años.

Estaba de vacaciones precisamente de Semana Santa con mi tía Blanca sus hijos y mi prima Grisel. Estábamos en la playa, la cual adoro, a pesar de las mil ocasiones que estuve a punto de ahogarme (gracias a Dios que mi hermanito siempre estuvo conmigo para cuidarme) y a pesar de que no se nadar.
Desde que llegamos nos dijeron que "el mar estaba bravo", o sea, que había marea alta y aun así nos atrevimos a meternos.
Estábamos todos adentro  y de repente mi tía sintió que el mar se la llevaba, no podia salir y ya estaba muy nerviosa; mis primos estabn en la misma situación, las olas eran grandísimas y todos estaban muertos de miedo, excepto yo. me salió fuerza no se de donde, jalé a mi prima Grisel; mi prima pequeña ya estaba en el piso con el agua cubriéndola y mi primito apenas se mantenía en pie. Saqué de los cabellos a mi primita y jalé a mi primo para que se acercara a la playa; cuando volteo a ver a mi tía, esta totalmente aterrada, ya va lejos y las olas cada vez la jalan más; yo sentía que ya estaba hondo y mi tía es mucho más chaparrita que yo.
No sé ocmo fue; pero le alcancé la mano y yo sentía también que me llevaba el mar; la jalé con todas mis fuerzas y gracias a Dios pudimos salir de ahi......


Yo no sé si existan los ánglees de la guarda, pero si sé que existe Dios, mi Dios Jehová que siempre ha estado conmigo y quien me ha devuelto la vida en innumerables ocasiones.


Y pues estos fueron mis relatos, espero que les hayan gustado y espero tambien sus comentarios, un beso ;)


P.D. buena forma de hacer mi entrada número 100, no creen???


4 comentarios:

Pilyboop dijo...

Que historias tan curiosas, seguramente todos tenemos alguna anécdota similar. ;)

Y felicidades por tu entrada núm. 100¡¡¡ :D

Rocío dijo...

GRacias PIlybili, ojalá sean muchas más entradas!!!

pilar dijo...

Felicidades Rocio por esa entrada que hace la número 100. Estoy segura que habrá muchas más. Muchas gracias por visitar mi blog. Estaremos en contacto. Un beso.

Evelyn Jeab dijo...

felicidades por tu entrada núemro 100 y espero nos sigas posteando muchsissimas mas !! un beso a ti a tu bom bom y Dios te bendiga querida amiga, gracas x tus hermosas palabras, y lo digo en mi post virtualmente he ecnontrado grandes amigas tu estas entre ellas te quiero m ucho !!